BPA – La caja de Pandora o la lata

Cuando oímos la frase «abrir la caja de Pandora», pensamos automáticamente en un posible desastre que se avecina. La expresión tiene su origen en un mito y expresa que el desastre se avecina cuando uno «abre la caja», como dice el refrán.

Hoy se podría decir que no hay que abrir una lata.

El bisfenol A, o BPA, es una de las sustancias químicas industriales más utilizadas (millones de toneladas) en el mundo. Es sabido que la toxina hormonal bisfenol A está presente en muchos productos cotidianos, pero muestras aleatorias han demostrado que también está presente en los alimentos enlatados.

Bisfenol A en los alimentos enlatados

El BPA se utiliza para la producción de resinas epoxi. Estos plásticos se utilizan a menudo para revestir latas de alimentos para evitar la corrosión.

Varios estudios querían determinar la cantidad de BPA de estos recubrimientos que se transfiere del interior de la lata a los alimentos.

Se probaron latas de pescado, verduras (especialmente tomates), maíz, chucrut y leche de coco con resultados alarmantes.

Ca.74 El porcentaje de las muestras de alimentos analizadas estaba contaminado.

La sustancia nociva para la salud BPA se detectó en las latas más compradas de las grandes cadenas de distribución, concretamente en 5 de cada 7 latas de atún. En 4 de 7 tomates en lata y en 3 de 5 de leche de coco en lata. El valor más bajo fue de 7,4 y el más alto de 510 microgramos por kilo. Las concentraciones en los tomates y el atún oscilaban entre 9 y 28,5 microgramos por kilo.

Diversas influencias, como la temperatura de almacenamiento, el calentamiento, el contenido de grasa o la acidez, pueden afectar al comportamiento migratorio del BPA. Puede haber diferentes concentraciones y, por tanto, es difícil calcular la cantidad de BPA que contiene una lata.

Al mismo tiempo que el estudio realizado por el gobierno federal, se llevaron a cabo estudios por parte de Global 2000, con un resultado similar. Estas pruebas también encontraron un valor de 318 microgramos por kilo de leche de coco. Se encontró un valor de 140 microgramos en el atún.

Las investigaciones paralelas de Global 2000 condujeron a resultados similares: también en este caso, el valor más alto de 318 microgramos por kilogramo se encontró en una conserva de leche de coco,

Se informa de que no hay que temer los riesgos para la salud por consumir una lata contaminada. Sin embargo, el riesgo aumenta con el consumo frecuente de alimentos en conserva.

Como informa la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), los consumidores absorben el BPA principalmente a través de los alimentos enlatados. Debe tenerse en cuenta la exposición a otros productos que contengan BPA, por ejemplo. Entre ellos se encuentran el papel térmico (recibos de caja), diversos adhesivos, etc. Además, existe la exposición a otros productos que contienen BPA, como el papel térmico (recibos de caja registradora), los adhesivos y diversos productos alimenticios. Vajilla.

Los efectos del BPA (similares a los de la hormona estrógeno) ya han sido denunciados en todos los medios de comunicación.

Se pide la prohibición de la toxina hormonal BPA en la UE. No sólo los políticos, sino también los fabricantes deben asumir su responsabilidad.

Qué puedes hacer contra el BPA: Compre productos frescos sin envase, prefiera los tarros en lugar de las latas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba